Artículo

¿Dropshipping?

dropshipping

En un almuerzo con amigos profesionales de la moda, donde el postre y buena parte de la merienda trancurrió entre números y hojas de cálculo en las que el marketing fue el protagonista, me preguntaron, ¿qué es eso el drop shipping?, una pregunta que particularmente me sorprendió porque su conocimiento lo relegaba a mi sector, pero que al parecer, está calando algo más fuerte entre emprendedores.

La respuesta, no muy técnica por el público atento, fue que el dropshipping o drop shipping es básicamente un modelo de comercio electrónico, donde el vendedor minorista no dispone de stock, simplemente gestiona el pedido, es por lo tanto el propio mayorista el responsable de hacer llegar la mercancía al cliente final. 

Es una modalidad de ecommerce que pone énfasis en la intermediación, un escenario que se ha extendido en los últimos años. El hecho de que se haya expandido, es que aquellos entusiastas del comercio electrónico pueden, mendiante una inversión mucho menor que si se convirtieran también en productores, poner a la venta un tipo de productos donde solo deben centrarse en la plataforma de venta y en acciones de comunicación.

Es un modelo que por supuesto también ha despertado el interés de los mayoristas, porque desde cualquier lugar del mundo pueden poner en marcha su propia red de tiendas online, y solo deben preocuparse de aquello que les hace realmente diferentes, su producto.

Lo que a priori puede parecer todo ventajas, por supuesto que también tiene grandes inconvenientes. Se ha presentado como un modelo introductorio para aquellos emprendedores que inician su batalla del ecommerce, pero no tan recomendable para aquellos que quieren obtener una gran rentabilidad.

El hecho de no gobernar la producción, embalaje y distribución del producto, hace que en muchas ocasiones corra peligro la comunicación con el cliente y por supuesto la gestión de la calidad, cuando un modelo de este matiz debería tener su máximo exponente en la atención al cliente y el valor de marca. 

La empresa que ofrece sus productos para este modelo, recibe el nombre de drop shipper, y a parte de realizar por supuesto la venta a través de la plataforma online, pueden llegar a pedir una cantidad mensual o anual por la utilización de este servicio.

Sin duda, antes de que cualquier empendedor decida aportar por este modelo, debe como poco investigar qué tipo de proveedor es el más recomendable y por supuesto que ofrezca un nivel de rentabilidad mínimo, sin olvidad que su papel en la relación será básicamente comercial, por comisión.